¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 1:50 pm.
Últimos temas
» The Darkness Revival [Afiliacion Elite]
Jue Jul 24, 2014 3:54 pm por Invitado

» ✘In your real life, i'm the bitch of your nightmares
Dom Jun 22, 2014 6:22 pm por Mystic Falls

» Directorio Looking For You { Afiliacion Elite
Mar Mar 04, 2014 11:03 pm por Invitado

» Kanzaki Kaori // ID: Híbrida (En Construcción)
Miér Feb 19, 2014 12:40 pm por Kanzaki Kaori

» The Vampire Academy - Elite
Jue Feb 13, 2014 4:27 pm por Invitado

» Hogwarts 90th (Afiliación Normal)
Sáb Feb 08, 2014 5:36 pm por Invitado

» Time Lord Victorious [ELITE]
Sáb Feb 08, 2014 5:28 am por Invitado

» ¿que sucede?
Dom Ene 26, 2014 1:47 pm por Maëy Keswick

» The Olympic Hunger Games (élite)
Vie Ene 24, 2014 10:43 am por Invitado

Hermanos { 1 / 6 }



Afiliados Élite
London City RPG photo 35x35.jpgTwilight ForeverFallen NightNever AfterFatefulHOLYWELL CITY RPG

Afiliados Normales

some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Mensaje por Katherine M. Pierce el Lun Dic 23, 2013 8:44 pm


   
SOME PARTNERSHIPS AREN'T EASY TO HANDLE

   
Hospital de M. F.
Atardecer
Damon F. Salvatore
¿Katherine Pierce con el cabello recogido en una coleta? Imposible. Ésos castaños bucles necesitaban estar en completo esplendor, demasiado perfectos como para ser privados del resto del mundo. Si, eso era antes, cuando todos eran de un perfecto color chocolate, no salpicados con hilos blancos. No se disimulaban mucho, pero al menos había hecho el esfuerzo de pasar un poco desapercibida; después de todo, a nadie le parecería coherente ver a Elena Gilbert en el hospital con el cabello lleno de canas.

En realidad, era curioso que se encontrara ahí. Había pasado los últimos cinco siglos y medio velando por sí misma, sobreviviendo. Y, en aquellos, sus últimos días, lo único en lo que podía pensar, era el modo más eficiente de acabar con sus pesares. Era gracioso en un sentido mórbido, el hecho de que hacía no más de una semana había saltado de una torre, sin mucho éxito, y hacía siglos en realidad se había suicidado. ¿Una tendencia, una señal? Probablemente, o al menos es lo que pensó Katherine aquella mañana. Había despertado tarde, como siempre era su costumbre, y al verse en el espejo las cosas, aunque aún estuviesen empezando, para ella parecían no poder ponerse peor. Los crujidos de sus huesos hacían una mueca en su rostro, y el hecho de tener que sujetarse de los muebles al querer agacharse, le cabreaba. Se metió a la única bañera de aquella gigantesca residencia y, como había hecho a finales del verano, perfiló sus piernas con una navaja.
Ciertamente, la motivación que le brindaba Stefan, sumado con la presencia de Nadia, le daban cierto valor y esperanza, pero aún así, el lado pesimista de la morena seguía ejerciendo presión en su plan Z. El último recurso. Al salir de la bañera, uno de sus pies resbaló con el agua y el costado de Katherine azotó contra la misma pieza de porcelana. El ángulo dio en sus costillas y una exclamación llena de emociones salió desde el fondo de su garganta. No era por el escozor, ni por el frío. Era la debilidad. Nunca, en su medio milenio, se había sentido tan patética.

Pasó el resto del día en cama, como si fuese un caso clínico de depresión, hasta que, finalmente, se dispuso a seguir aquél lado pesimista de su mente. Se vistió y, con los restos de fajo de billetes robados que tenía, llamó un taxi. Ah, extrañaba los días donde, con un poco de coacción, lo tenía todo en bandeja de plata. Pagó y plantó los pies en uno de los terrenos de costado del hospital. Había estado ahí en ocasiones anteriores, por lo que encontrar su camino por la puerta trasera no fue difícil. A sabiendas de que unas zapatillas de tacón la habrían delatado, pues no era para nada silenciosa ya, se colocó botas de tela en un verdadero crimen de la moda. Al menos tenía sus vaqueros oscuros y una de sus clásicas blusas escotadas. Intentando mantener todos sus sentidos al borde, se coló dentro del almacén e inspeccionó las áreas de éste, hasta que por fin llegó a los medicamentos. Abrió su bolso y comenzó a tirar paquetes de morfina, valiums, y cuanta cosa había oído en la televisión. Su mano se topó con un paquete de jeringas, que también echó al bolso. Después pasó a un pequeño refrigerador en la parte de atrás, donde vio más contenedores, éstos llenos de un líquido color borgoña. Vaya. — Plan Doble A — musitó, tomando un par de los frascos de sangre. Si repetía la sangre de vampiro al tomarla, quizás por la vena serviría, si no le funcionaba peor, que con su suerte actual, no sería una sorpresa.
   
Credits to Rapture

   



Maybe you don't know Katherine at all


avatar
Katherine M. Pierce
Humana

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 19/12/2013
Localización : Mystic Falls, Virginia.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Mensaje por Damon F. Salvatore el Mar Dic 24, 2013 7:13 pm

AtardecerAlmacén del HospitalMystic Fallscon Katherine Piercenublado, frío
We know it will not be easy
Damon había pasado el día entero de aquí para allá y de allá para acá, ayudando a la Sheriff Forbes en la típica rutina de una típica Sheriff en el típico pueblo lleno de vampiros. Era algo irónico que fuese el mismo Damon Salvatore quien ayudase a mantener a raya a los vampiros en general del pueblo, pero así era... por conveniencia propia, por supuesto. La sheriff era de los pocos que quedaban vivos en el consejo de fundadores, además de ser una muy buena amiga de Damon, ella sabía lo que el ojiazul era y, aunque no aceptaba realmente su forma de vida, tenían una buena convivencia. En todo caso, un vampiro era una buena arma secreta en ocasiones.

Aquella tarde se habían encargado de encubrir un ataque en los bosques y, como siempre, todo quedó como un simple y muy común ataque animal en el pueblo. Había ya una larga lista de ataques que no tenían sentido, como si un vampiro loco simplemente estuviese matando gente... y esto intrigaba al azabache, porque no era él quien había causado tantas muertes. Como era de costumbre, había sido el primero que estuvo bajo el ojo de las investigaciones de Liz, pero cuando esta se dio cuenta de que no los ataques no tenían nada que ver con el mayor de los Salvatore, decidió buscar en otros lugarles. Damon le había ayudado, por supuesto, así como también la doctora Fell, aunque el vampiro tenía ciertos reparos en trabajar con la doctora, debido a su costumbre de utilizar la sangre de vampiro para curar a los humanos.

Pero allí estaban los tres, la doctora, la sheriff y el vampiro, discutiendo este último caso. El vampiro que atacaba parecía intentar dejar pistas, pero ninguna llevaba en una dirección concreta. ¿Acaso podría ser su viejo amigo, Enzo? No lo creía... ¿para qué el seguiría en las cercanías del pueblo? Bueno, la respuesta a eso si la sabía: venganza. Él de seguro querría vengarse de una vez por todas de quien le abandonó hace más de cinco decadas. Se mantuvo algo apartado de la conversación, hasta que la Sheriff dio la reunión por terminada y se marchó luego de despedirse, prometiéndo mantenerse en contacto si encontraba algo más. Damon asintió y se dispuso a marcharse, pero se detuvo en el marco de la puerta - ¿Te molestaría si saco un poco de tus reservas de O positivo? - preguntó divertido, tomando un bolso que estaba tirado junto a la puerta. Meredith se encogió de hombros, concentrada sobre una libreta de notas, en un claro gesto de desinterés, lo cual para Damon fue como un sí rotundo.

Con tranquilidad, salió al pasillo principal y comenzó a caminar hacia la parte trasera del hospital, donde se encontraban el almacén repleto de cajones con cosas de doctores y refrigeradores con sangre de todo tipo... incluso de vampiro. Un almacén completo, casi como un buffett. Por supuesto, la sangre no era para él, sino que para Elena; Damon prefería la sangre a 37°. Ningún guardia ni doctor le detuvo. La mayoría le conocían ya, por lo que no les era raro verle caminando con soltura dentro de los pasillos del hospital. Aún así, no entró en el almacén hasta que estuvo seguro de que nadie le vería. Avanzó directamente hasta los refrigeradores que se encontraban casi al final del almacén y con tranquilidad lo abrió, para luego comenzar a poner un par de bolsas dentro. Entonces fue que escuchó una voz y se giró, avanzando con cautela hacia una parte aún más oculta del recinto. - Katherine - musitó, apoyándose contra el refrigerador que ella había abierto hacía unos segundos - ¿Qué es lo que planeas con todo esto? - se acercó un poco más a ella - ¿Acaso piensas que tener un hospital en casa te ayudará? - ladeó la cabeza. Mantenía una expresión irónica y burlona, por supuesto. No se mostraría débil frente a ella. Nunca. Ni siquiera aunque la actual situación de la ahora humana le preocupara más de lo que aparentaba.

LaufeysonSister




Última edición por Damon F. Salvatore el Vie Dic 27, 2013 6:37 pm, editado 1 vez


"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Mensaje por Katherine M. Pierce el Mar Dic 24, 2013 10:52 pm


   
SOME PARTNERSHIPS AREN'T EASY TO HANDLE

   
Hospital de M. F.
Atardecer
Damon F. Salvatore
Después de meter la tercera probeta en su bolso, las articulaciones de sus nudillos dieron un tirón; con un gesto de fastidio, comenzó a doblar y estirar los dedos, como si fuesen ejercicios de relajación. Colocó su bolsa sobre la superficie más próxima y escarbó con la mano opuesta, buscando el bote de Valium. Destapó el recipiente anaranjado y se colocó el borde contra los labios, vaciando una pastilla en su boca y tragándola en seco. En realidad, Katherine no tenía la más mínima idea de qué le haría eso de bueno para el dolor del momento, pero con fortuna, le adormecería un poco el cuerpo.

Al mencionar el nombre de Katherine, alguna suspiraban, otros enfurecían, algunos sacaban un lado más resentido, y muchos más temblaban de terror; porque si, la castaña había sido capaz de cosas tan viles y crueles, que sorprenderían a los mismísimos Originales. Pero, si en algo podían concordar todos aquellos que creían conocerla, era que no podía pensar ni velar por nadie más que por ella misma. Que era manipuladora, egoísta, y capaz de hacerlo todo por sacar sus planes adelante. Joder, que hasta enamoró a un surfista, entramó su activación de hombre lobo y le engatusó para que le consiguiera lo que quería. Había cortado dedos, sacrificado cazadores adolescentes, quebrado columnas vertebrales en medio de una pista de baile. Si algo era Katherine Pierce, era despiadada, porque nadie más lo sería por ella.
A pesar de todos ésos recuerdos, y una fuerte vena de supervivencia aún en su cuerpo, la morena se sentía diferente; por fin, después de quinientos años, comenzaba a recordar a ésa Katerina, antes de su conversión, antes siquiera de su embarazo. Sin duda, ella le agradaba más como persona, pero, de seguir siendo ésa mujer, no habría durado una sola década viva. Y tampoco le ayudaría mucho ahora, cuando, de nuevo, tenía un enemigo que vencer. Sentía los impulsos de caerse a pedazos, de pedir perdón a aquellos que había traicionado, a sentirse humana, pero eso no la salvaría de su predeterminada muerte. Así que se cubrió con corazas de burlones comentarios, albures y envenenadas palabras. ¿Necesitaba ponerse en una posición aún más vulnerable frente a los demás? No, definitivamente no.

Los análisis de personalidad seguían escurriéndose dentro de su cabeza, y de pronto, una voz le hizo dar un respingo. Fue un milagro que la escuchara, pues había sido bajo, incluso tardó un par de segundos en registrar que la voz había pronunciado su nombre. No le fue grato ser interrumpida, y menos por él. Si bien había encontrado las acciones de Damon en el pasado realmente inconvenientes, ahora le causaban un poco más que eso. Llegaban a darle temor. No hacía más de un mes que la había puesto como cordero frente a león; si, la única salida para que ellos obtuvieran lo que querían, significaba tener a Katherine muerta; y afrontémoslo, realmente no sufrieron de pesar al respecto, pero después de eso, la confianza de la morena por el mayor de los Salvatore, quedó aún más destrozada. Puso una etiqueta imaginaria en su frente y lo metió con la caja de “Personas que me quieren a seis pies bajo tierra”.
— Me encantaría hablarte de mis planes, como siempre he hecho, pero... Ah, cierto, nunca lo hago — respondió de mala gana, finalizando con un gesto sorprendido. Aunque ahora fuese humana, no compartía sus ideas con nadie, a menos de que fuese necesaria un poco de ayuda. En aquél momento, realmente no lo era. Lo observó acercarse y no movió un músculo, analizando desde el tono de su voz hasta la bolsa que llevaba en la mano — ¿Para qué quieres saber? Dudo que me vayas a  instalar una camilla en mi habitación — agregó sarcástica, con una de sus ladeadas sonrisas. Sus palabras iban con la intención de girar un poco el tema, y también para sacar, no muy sutilmente el hecho de que, como lo veía Katherine, a Damon le importaba medio kilo de garbanzo lo que a ella le pasara.
   
Credits to Rapture

   



Maybe you don't know Katherine at all


avatar
Katherine M. Pierce
Humana

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 19/12/2013
Localización : Mystic Falls, Virginia.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Mensaje por Damon F. Salvatore el Miér Ene 01, 2014 8:50 pm

AtardecerAlmacén del HospitalMystic Fallscon Katherine Piercenublado, frío
We know it will not be easy
La frente de Damon se arrugó levemente al oír las palabras de la ahora humana Katherine Pierce. Por supuesto, él no era alguien en el que ella podría confiar. Al menos, no ahora. ¿Cómo ella podía confiar si fue el mismo Damon quien quiso que Silas le matara? Él no se arrepentía en todo caso, se sentía bien el intentar hacer justicia por su propia mano, incluso si eso hubiese significado su muerte. Se había sentido liberado ese día, porque su muerte significaría que Bonnie estaría de vuelta, Elena estaría feliz y él estaría tranquilo por fin… pero luego ella se había levantado y nada había mejorado, al menos no demasiado. Además, llego el maldito remordimiento, el arrepentimiento y el miedo de que de verdad la hubiera matado. Damon sufría de una especie de bipolaridad de estos momentos, sin saber si la quería muerta o no.

Soltó una risa burlona al oírla. Por supuesto, él aparentaba una vez más que ella no le importaba un comino. Le salía muy bien el aparentar indiferencia ante todo lo que de verdad le importaba, era una habilidad muy usada y perfeccionada a lo largo de los años, por así decirlo, mayoritariamente ante la relación que tenía con su hermano Stefan.

Apretó levemente la correa del bolso en el que llevaba las bolsas de sangre y luego se lo colgó al hombro, sintiendo la atenta mirada de la ahora humana en cada uno de sus movimientos. — ¿Cómo? ¿Te volviste loca? Ni en broma destruiría una de las habitaciones de la mansión para hacerte un “hospital” — lanzó una carcajada burlona.

Solo por curiosidad, quizás, Damon le quitó el bolso que traía y comenzó a examinarlo, sacando un par de cosas — Jeringas, morfina, valiums… — enumeró mientras las sacaba del bolso y luego los dejaba dentro de nuevo. Se topó con un pequeño frasco de sangre y frunció el ceño — Sangre de vampiro — musitó, alzando la mirada hacia la morena — ¿Qué pensabas hacer con esto? Se supone que la tienen para curar pacientes graves del hospital, Katherine, no para ex-vampiras deprimidas — frunció el ceño, confundido.

LaufeysonSister




"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: some partnerships aren't easy to handle ✗ D. Salvatore

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.