¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 1:50 pm.
Últimos temas
» The Darkness Revival [Afiliacion Elite]
Jue Jul 24, 2014 3:54 pm por Invitado

» ✘In your real life, i'm the bitch of your nightmares
Dom Jun 22, 2014 6:22 pm por Mystic Falls

» Directorio Looking For You { Afiliacion Elite
Mar Mar 04, 2014 11:03 pm por Invitado

» Kanzaki Kaori // ID: Híbrida (En Construcción)
Miér Feb 19, 2014 12:40 pm por Kanzaki Kaori

» The Vampire Academy - Elite
Jue Feb 13, 2014 4:27 pm por Invitado

» Hogwarts 90th (Afiliación Normal)
Sáb Feb 08, 2014 5:36 pm por Invitado

» Time Lord Victorious [ELITE]
Sáb Feb 08, 2014 5:28 am por Invitado

» ¿que sucede?
Dom Ene 26, 2014 1:47 pm por Maëy Keswick

» The Olympic Hunger Games (élite)
Vie Ene 24, 2014 10:43 am por Invitado

Hermanos { 1 / 6 }



Afiliados Élite
London City RPG photo 35x35.jpgTwilight ForeverFallen NightNever AfterFatefulHOLYWELL CITY RPG

Afiliados Normales

"... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Damon F. Salvatore el Jue Dic 19, 2013 9:20 pm

Había pasado poco más de una semana desde que Damon había terminado con Elena... pero ella seguía estando allí, en la mansión Salvatore. Damon había estado en total desacuerdo de que Elena volviese a la universidad antes de que él matase al "querido" doctor Maxfield y Stefan había apoyado su decisión. Al fin y al cabo, era por el bien de la morena y ambos hermanos lo sabían, por más incómoda que fuera la convivencia en una estancia como aquella.

Para evitar un contacto excesivo con su ahora ex-novia, Damon se había pasado las mañanas y tardes de aquellos días haciendo cualquier cosa que le permitiese estar alejado de su casa: desde pasar tiempo con la sheriff y los fundadores en busca de nuevos ataques descontrolados en las cercanías, hasta simplemente caminar por el pueblo. Era algo ridículo, pues Damon conocía cada rincón de aquel pueblo como la palma de su mano... pero aún así lo hacía. El azabache bien sabía que si pasaba demasiado tiempo cerca de Elena, su conciencia le arruinaría la vida volviendo a decirle una vez más que el haberla dejado era la cosa más estúpida que pudo haber hecho en su jodida vida. El ojiazul estaba seguro de su decisión. Esto no quería decir que él no quería a Elena cerca ni que había dejado de sentir cosas por ella... pero él estaba seguro de que esta era la mejor decisión que podría haber tomado. Era lo mejor para ella y... ambos debían aceptarlo. Pero he ahí el problema: Damon no era bueno aceptando lo que no deseaba. Y lo que menos deseaba en todo el mundo era el estar lejos de su adorada morena.

Y allí estaba él, viendo la nieve caer por la ventana de su habitación. El día estaba helado, pero era algo normal y, al fin y al cabo, a Damon le agradaba el frío. Era increíble como había pasado un nuevo año... el verano había sido tan... perfecto. Pero esa época había terminado y el invierno, junto con sus fiestas, estaban a la vuelta de la esquina. Era una época divertida, pero a Damon no hacía más que deprimirle. He ahí la razón de porqué la botella de bourbon sobre el velador estaba casi vacía. ¿Cómo no venirse abajo si todos los recuerdos de las navidades que celebró durante su breve humanidad venían en estas fechas? Sí, Damon recordaba cada navidad, cuando junto a su hermanito Stefan corrían de aquí para allá, divertidos en estas fechas. E incluso recordaba aquellas breves navidades que pasó junto a su madre. Habían sido tan divertidas antes de que la tuberculosis se la llevara... Incluso la última navidad, cuando había dejado a Elena para romper el vínculo.

El ojiazul suspiró, sabiendo sólo por intuición que el sol se ocultaba lentamente tras los cerros que rodeaban el pueblo, y se giró lentamente, decidido a dejar de pensar en ello. No estaba ebrio, pero si algo bebido. No era frecuente que él estuviese tan temprano en casa, pero aquel día si que no tenía nada que hacer; ni la sheriff le había recibido, pues estaba pasando tiempo con su hija... y Damon no tenía ánimos para recibir reproches de parte de una rubia.

Lentamente, Damon caminó hacia el armario. Mientras andaba, se quitó la camiseta oscura que llevaba puesta y la lanzó al cesto de la ropa sucia, estirando de paso sus músculos. Él no era del tipo musculosos a lo Stefan, pero cuidaba su cuerpo, aunque siendo un vampiro no lo necesitase en realidad. Con una mano, abrió un cajón y sacó una camiseta azul oscuro. Sí, básicamente toda su ropa se ceñía a la oscuridad, igual que él. Mientras la estiraba para ponersela, escuchó un leve crujir de madera del suelo en la puerta - Es de mala educación espiar a quien se cambia de ropa, Elena - musitó, mientras se giraba lentamente y se ponía la camiseta, pasandola por sus brazos y cabeza. Cuando ya estuvo en su lugar, alzó una ceja - ¿En qué te puedo ayudar? - preguntó Damon, mostrándose lo más frío que pudo, que no era demasiado. ¿Cómo podías mostrarte frío con la persona de la que estabas enamorado?


"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Elena D. Gilbert el Vie Dic 20, 2013 2:00 pm

Más de una semana que Damon había decidido por los dos, algo realmente estúpido según mi parecer, me las había pasado buscando la manera de hacerlo entender que yo no juzgo y mucho menos decido por él, oh el simple hecho de que yo no cambiare estando con él a mi lado, no entiendo porque se comporta como un niño chiquito al que deben guiarlo mucho para que llegue a comprender, era bastante fastidioso.

Stefan y Damon me tenía libremente prisionera en la casa, no me dejaban volver a la universidad hasta no deshacerse del Dr. Wess pero vamos ya no soy una niña y necesito ir, además de que aún tengo asuntos pendientes con Aaron, era realmente fastidioso pero quiera o no me tocaba soportar como Damon simplemente para evitarme se iba a pasear por todo el pueblo haciendo nada o a quitarle el tiempo a Lizz era vergonzoso, y otra que no soportaba ver a mi otro yo con Stefan todo el día, de un lado para el otro evitando que la señorita envejeciera y muriera.

Había llegado la noche y estaba realmente harta de todo ya no soportaba estar en ese lugar y apenas pasaban unos cuantos días, me acosté en mi cama a escribir en un diario a aburrirme y contarle todo lo que me había pasado, y despejar mi mente y corazón de todos los sentimientos atrapados y ahogados que tenía desde que Damon decidió terminar conmigo, pensar que así lograría calmarme y estar mejor oh al menos calmar un poco el dolor que tenía en mi interior a verlo lejos de mi, pero que va Stefan y Katherine estaban haciendo muchas cositas en su habitación y mi oído no paraba de escucharlo, y más debido a que mi habitación estaba bastante cerca de la de Stefan ya no lo soportaba.

Me pare a dar una cuanta vueltas por toda la habitación y me dije a mi misma ¿voy a ver a Damon o no??...no sabía que hacer estaba un poco nerviosa y mi corazón se aceleraba y en mi mente estaba presente la idea repugnante de Katherine y Stefan, sin más no lo dude y me dirigí a su habitación, entre abri muy despacio la puerta y el rechinar de la madera del piso me ha delatado enseguida, trague un poco se saliva y entre muy despacio –no estaba espiándote, apenas entre—medio sonreí mientras me rascaba un poco la cabeza y alborotaba mi cabello –ahh pues, pasaba por aquí y queria saludarte—en mi cabeza decía que fue la excusa más estúpida que pude dar, pero fue la única que se me había ocurrido –además Stefan y Katherine están un poco ocupados y ya me canse de escucharlos—ríe acercándose un poco más a él hasta sentarse en su cama.

--Damon ammm…..—se calla y mejor no dice nada mientras medio sonríe --¿Cómo has estado?, apenas te he visto estos días—comento mirándole a los ojos, estaba muy cómoda sentada en la cama y solo tenía la esperanza de que no me mandara sacando.

Gire mi cabeza hacia la ventana y me pare hasta caminar hasta ella, siempre me había gustado la vista que tenía desde la habitación de Damon y se apoye allí a mirar el paisaje aun en la noche –siempre me ha gustado mirar aquí, es muy tranquilizante—comente mientras le regresa a mirar con una sonrisa.




Elena D. Gilbert


My Life:

MI ADORADO HERMANITO

MI ADORADO STEFAN

EL AMOR DE MI VIDA...AUNQUE AVECES ES MUY TONTO

MY BEST FRIENDS
avatar
Elena D. Gilbert
Vampiro Protegido

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 15/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Damon F. Salvatore el Dom Dic 22, 2013 5:56 pm

Damon soltó una leve risa divertida al oírla defenderse. Era claro que ella no estaba espiando, pero incluso ahora que ella era una vampira, a Damon le encantaba sacarla de sus casillas. Era… divertido oírla defenderse con tanto esmero aun cuando se le acusaba hasta de la cosa más mínima.
Sonrió, alzando ambas cejas. ¿Pasaba saludar? ¿Sólo eso? Se sintió algo… decepcionado. Pero, por supuesto, no lo demostró. Stefan y Katherine, oh, he ahí el real motivo. El azabache soltó una breve carcajada y negó con la cabeza. – Te pareces a Jeremy en el verano, siempre quejándose el ruido… – musitó sin poder evitarlo, rodando los ojos, como quitándole importancia. Él mismo fue quien se dio un golpe bajo al mencionar aquello. Recordaba bien la cara de “asco” que ponía Jeremy cada vez que encontraba a Damon y Elena de lo más acaramelados en algún rincón de la casa durante el que realmente fue el verano de sus vidas. Era un recuerdo divertido, gracioso incluso… si es que ellos siguieran juntos.
Se quedó allí parado, mirándola mientras se iba a sentar en la cama en la cual ellos dos habían pasado tantas noches juntos. Le miró con atención cuando ella mencionó su nombre. ¿Por qué se le pasó por la cabeza que ella le iba a llamar "amor"? Era algo estúpido… ellos no estaban juntos, ya no… pero aun así lo había esperado, queriendo sentir aquel breve estremecimiento que le provocaba esa palabra salida de la boca de la morena para nombrarle.
– He estado bien, creo… – susurró, alzando los hombros, en señal de indiferencia – He estado trabajando un poco con Liz, organizando a lo que queda del consejo… si es que se le puede llamar así. Y en el Grill, como siempre – soltó un suspiro, intentando parecer casual –. ¿Cómo has estado tú?
Sospechaba la respuesta a esta pregunta… al menos, la suponía. Esperaba con ansias que ella dijera en serio que estaba bien, pero él la conocía demasiado bien como para creerle. Elena siempre había sido el tipo de chicas que no les gusta ser el centro de las preocupaciones generales; siempre decía que estaba bien, que todo estaba completamente bajo control. Lo había hecho luego de la muerte de sus padres y luego de sus múltiples rupturas con el menor de los hermanos Salvatore. Siempre mentía para no preocupar al resto. Y Damon sabía muy bien cuando ella mentía.
De pronto, Damon se encontró mirando un punto vacío, allí donde había estado sentada Elena. Alzó la vista para buscarle, cuando oyó su voz nuevamente. Sonrió con suavidad y, en un impulso, se acercó a ella a velocidad sobre-humana, en silencio, sin que le sintiera, quedándose justo detrás, quizás demasiado cerca.
– Es un bello paisaje – asintió cuando ella se giró, sabiendo que no se esperaría verle allí –. Escogí la habitación por esto… las ventanas. Siempre me han gustado los ventanales con bellos paisajes. Aunque una nevada sobre un bosque en la noche puede convertirse en algo un poco… solitario y deprimente – musitó por lo bajo, mirando a la noche; la nieve seguía cayendo. Lentamente, bajó la vista hacia Elena.
Aquellos ojos marrones hicieron que su corazón latiera aceleradamente y él soltara un suspiro más parecido a un jadeo. Su vista bajó hasta los labios de la muchacha. Sin pensarlo siquiera, alzó una mano y comenzó a acariciarle la mejilla suavemente. Su pulgar se deslizó hasta el labio inferior de ella y lo acarició lentamente. Suave… tan suave… De pronto se vio inclinándose lentamente hacia ella, en busca de aquellos labios que tanto deseaba. Pero se detuvo en seco. No podía hacer esto. No era correcto. Era él quién había decidido alejarla y era la decisión correcta. ¿Cómo iba ser él mismo quien fuese el primero en ceder? No podía permitirse esto, él no era bueno para Elena… y si seguía así… se irguió de nuevo – Lo siento – susurró desesperado. ¿Cómo podía él mismo estarse sometiendo a tal tortura. La amaba demasiado como para no besarla… pero era porque la amaba que debía seguir firme en su decisión. Lentamente, dio un paso hacia atrás.


"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Elena D. Gilbert el Miér Dic 25, 2013 12:02 am

Deje de mirar a través de la ventana para voltearme sin imaginarme que detrás de mí se encontraba Damon, mis ojos se fijaron en los suyos, aquellos hermosos ojos azules que me enamoraban cada vez más, lo tenía tan cerca que su podía sentir su aliento sobre mis labios, por mi mente pasaban todo tipo de pensamientos, mi corazón se aceleraba al máximo, parecía que ya se salía de mi pecho.

No sabía cómo hacerle entender a este tonto que lo amaba, como hace para que dejara ese miedo que tenía a cambiarme cuando yo tenía en mi mente lo suficientemente claro que lo amaba tal y como era, me importaba muy poco su pasado y él ahora me encantaba, detestaba saber la idea que se comportaba como un niño pequeño, al que hay que obligarle para hacerle entender las cosas, me sentía frustrada porque le  había demostrado que lo amaba de muchas maneras, aun cuando ya hemos roto el vínculo entre los dos, termine mi relación con Stefan por él, por mi amor a él, y ahora odiaba que ante una prueba del pasado decida por mí y acabe con nuestra relación, después de todo lo que pasamos, nos duró tan poco la emoción.

Mi cuerpo permanecía inmóvil frente al suyo, trague un poco de saliva al tener los suficientemente cerca, mis labios deseaban tocar los suyos, besarlo y no soltarlo en mucho tiempo, pero se detuvo todas mis ilusiones fueron directamente al suelo, baje mi mirada inmediatamente y aclarando mi garganta alce mi mirada –ammmm….—mi boca no podía pronunciar palabra alguna, era tedioso, en mi mente maquinaba decirle que lo amaba y no quería dejarlo ir, que quería besarlo y estar con él a todo momento pero nada. Lo mire alejarse de mi pero no lo deje a súper velocidad lo tire sobre el sofá que estaba a un lado, y me monte sobre el a horcajadas como era muy normal entre los dos y como siempre amaba romperle las camisas de un solo tirón, lo hice sin pensar, le mire directamente a los ojos y lo bese como si no hubiera un mañana, le abrace y acariciaba su rostro, y así me deje llevar por un buen rato, sentirlo tan cerca de mí, ya lo necesitaba estaba tan enamorada de él que esta distancia entre ambos me mataba a cada segundo.

Mientras lo besaba abrí mis ojos y me separe de él lo más rápido que pude apegándome a la pared, respirando entre cortado y retomando la serenidad –lo…lo…lo siento…no debí hacerlo—aclare mi garganta y tire mi cabello hacía atrás tomando un poco de aire –creo que ya no me resistí—me voltee y pegue mi cabeza contra la pared, y en mi mente me decía lo muy tonta que fui a haber hecho lo que hice, pero cuando las emociones te invaden haces locuras, luego pensé ¿Cómo me pude disculpar por hacer algo que tanto tiempo desee hacerlo??...era tan idiota…pero divertido, a mí me gustaba mucho romperse las camisas, era mi hobby y amaba sentir el contacto de mis manos con la piel fría de su pecho.

Volví a abrochar unos cuantos botones de mi blusa, me acomode la ropa, aun no podía mirarle a los ojos, mire la mesita donde se encontraban las botellas de licor y me dirigí a ella y tome un vaso con whisky y de un solo sorbo me lo tome, deje el vaso y respire ya más será, tenía mucha vergüenza de regresar a mirarle, no podía hacerlo  y no sabía porque, me pase y me recosté en su cama a mirar el techo –sabes que, a este paso te dejare sin camisas— me reí un poco y le mire de lejos –prometo que en tu cumple te comprare muchas camisas--.

Me senté y le mire, le estire la mano para que se sentase junto a mí en la cama –amo…perdón...Damon ven aquí…necesitamos hablar de nosotros, ya me canse que te la pases evitándome todo el tiempo—le mire fijamente a los ojos, de apoco de acerco a mí y se sentó frente a mí –Damon…por favor no sé cómo hacer para que me creas…te amo…no sé por qué piensas que estar así separados arreglara las cosas, no eres un monstruo…-- le tome con mucha suavidad del rostro y mi mirada fija en él, que sintiera que lo que decía era de corazón y todo mi amor.



Elena D. Gilbert


My Life:

MI ADORADO HERMANITO

MI ADORADO STEFAN

EL AMOR DE MI VIDA...AUNQUE AVECES ES MUY TONTO

MY BEST FRIENDS
avatar
Elena D. Gilbert
Vampiro Protegido

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 15/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Damon F. Salvatore el Vie Dic 27, 2013 3:18 pm

Cuando Elena le empujó más rápido de lo que el mismo Damon se lo hubiera esperado, el ojiazul dio un traspié y cayó hacia atrás, aterrizando de lleno en el sofá de su habitación. Aturdido, Damon miró a Elena, con sinceras ganas de lanzar una carcajada. Lo que siguió, sinceramente, se lo esperaba, al menos en parte. Una camisa más destrozada. Damon sonrió levantando solo una esquina de su boca, justo antes de que los labios de Elena presionaran insistentemente en los del azabache. Aunque no es como si el ojiazul se hubiera resistido demasiado. Estaba muy sorprendido, era cierto, pero todo aquello llegaba a ser excitante. No tardó en reaccionar también, besando a la muchacha apasionadamente, mientras sus manos acariciaban la cintura de Elena, subiéndole un poco la blusa. Acarició su piel, jadeante, sin dejar de besarla, jugando con sus labios, acercándola más hacia él, disfrutando cada segundo de aquello. Aprovechando el momento, una de sus manos comenzó a desabotonar lentamente la blusa de ella, sin querer separarse ni un milímetro. La había deseado durante tanto…

Entonces, todo se hizo añicos. Ella se separó de pronto, dejando a un Damon jadeante y atónito sentado en el sofá, sin saber cómo reaccionar. Simplemente le miró y negó con la cabeza ante sus palabras.

– No te disculpes, Elena – musitó, bajando la vista – Yo tampoco me resistí – una breve sonrisa apareció en sus labios, mientras se levantaba. Lentamente, se quitó la camisa hecha jirones.

Mientras le miraba arreglarse, Damon lanzó lo que quedaba de la camisa hacia el cesto de ropa sucia. Ella se recostó en su cama como tantas veces él la había tumbado allí; el recuerdo de esto hizo que quisiera abalanzarse sobre ella en aquel mismo momento, pero ella hablaba ya. Sin pensarlo, soltó una carcajada divertida, sincera. Era cierto, si seguían así, el pobre Damon no tendría camisa alguna que utilizar. Cuando dejó de reír, la carcajada dejó un vestigio en sus ojos.

– Estaré esperando esas camisas, Elena. No creo que quieras que vaya por ahí en estas fachas – se indicó, aún con el torso desnudo –, menos en invierno – lanzó otra breve carcajada.

Damon se giró y abrió la puerta de su closet, sacando una camisa a botones negra, la cual no utilizaba hacía mucho tiempo, quizás incluso años. Se la colocó despreocupadamente, pero como Elena ya le hablaba nuevamente, por lo que no se interesó en abrochar los botones. Al oírla, le miró fijamente durante unos segundos, casi con incredulidad, como si no se creyera del todo lo que ella había dicho… le había llamado amor, o casi. Damon reprimió una sonrisa y se acercó, sentándose en el borde de la cama, mirándole fijamente a los ojos, casi como hipnotizado por ella. Le escuchó atentamente, sin perderse ni una sola palabra. Cuando ella terminó y apoyó sus manos en el rostro de Damon, este sonrió amargamente y bajó la vista – Te equivocas – susurró, negando con la cabeza –. Sí soy un monstruo – con suavidad, tomó una mano de ella y la quitó de su rostro con suavidad, envolviéndola entre sus manos como si fuera un preciado tesoro. Le acarició lentamente el dorso con los dedos. Lentamente, volvió a subir la vista, fijándola en ella, con los ojos llenos de desesperación –. Siempre supe que era malo para ti… pero aun así luché. Luché por tenerte, por demostrarte que te amaba más que… él – fue incapaz de decir el nombre de su hermano –. Al principio fue un capricho, lo sé. Pero eso no duró mucho. Te amo, Elena… te amé incluso cuando me dijiste que siempre sería él. Pero es porque te amo que no puedo obligarte a estar conmigo – suspiró –. Vi el terror en tus ojos ese día, cuando estábamos en la celda, ¿recuerdas? El terror, pero no a ese momento… sino que a mí, cuando le dije al muchachito Whitmore que había sido yo quien asesiné a cada uno de sus parientes… y… y…

No pudo seguir hablando, no realmente. Sin más, se inclinó hacia delante y le besó. Fue un beso suave, un mero toque de labios, pero era todo lo que necesitaba.

– Te amo y no sabes cuánto, Elena… pero no quiero que seas como yo – susurró, pegando su frente a la de ella. No sabía cómo explicarse, no realmente, porque en el fondo sabía que era él quien se había equivocado.


"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Elena D. Gilbert el Vie Dic 27, 2013 8:00 pm

Mi mirada se fijó en la suya, escuchando cada una de sus palabras, asimilándolas, preguntándome porque si ambos nos amábamos como lo hacemos, no podemos disfrutar de esto y tenemos que estar separado, ideas cruzaban mi cabeza, ¿Cómo demostrarle a Damon que no me hará daño, si por mucho tiempo el me protegía porque no hacerlo ahora y mucho más si estamos juntos?...era horrible la idea de tener que acostumbrarme a no tenerlo, estar como extraños y siempre evitarnos, en verdad ya con una semana no lo soportaba, mucho menos toda la eternidad.

--Stefan fue mi novio, mi pasado ya no volverá a pasar, porque aun con vinculo o sin vinculo estoy enamorada de ti y te amo, y no tengo miedo de decirlo a todo el mundo—sonríe mirándolo tiernamente –ahora el único hombre de mi vida eres tu Damon Salvatore, el chico odiado por todos, es el que amo—sonreí –me vale el resto del mundo, solo te quiero a ti--

Sentí sus suaves labios sobre los míos, un momento tan deseado y esperado se había cumplido, mi cuerpo sentía que ya no estaba en esta tierra, al terminar mis ojos aun no querían abrirse, querían seguir así por un tiempo más, pero era momento lentamente y suave los abrí fijando mi mirada en la de él, mi frente pegada a la suya, sentía su aliento en mí, esa sensación inevitable que deseaba tenerla desde hace ya mucho tiempo.

Tenía sus manos envolviendo las mías y podría decir que su calor las acogía –no eres un monstruo amor…Damon, aquel día en la celda, si estaba muy asustada no sabía que pasaba, porque tú y yo estábamos encerrados…-- calle por unos segundos, trague un poco de saliva – Damon, si esa fue tu promesa la verdad a mí no me importa…solo me importas tú y nada más…sé que sonara muy egoísta y estúpido de mi parte…pero lo que siento por ti sobrepasa a todas las cosas—mire sus ojos y con una mano volví a acariciar su rostro –no me alejes de ti…por favor…no deje todo por ti para perderte de esta manera--.

Me levante y me coloque a su espalda abrazándole –Amor…somos más ahora, tu…yo, Stefan, Caroline y todos estamos juntos en esto, no tengas miedo de que algo pueda pasar—le bese la mejilla apegando mi cabeza a la suya –además sabes que soy muy persistente y un tanto terca…y por más que quieras alejarme de ti, no lo vas a lograr, amor haría todo por ti—sonríe de lado mirando de reojo sus hermosos ojos azules que me embobaban.

Me quede allí abrazada de él, sin decir más nada, tenerlo cerca y así abrazado a mí era lo que necesitaba y quería, y me sentía bien así, por lo que cerré mis ojos sintiendo su perfume, grabando su voz en mi cabeza, simplemente me quede allí con él, poder sentí e imaginar que no existía nada ni nadie que nos separase y que aun todos los problemas que teníamos desaparecían en el tiempo y que ya no nos iban a alcanzar.

Pasaron unos cuantos minutos y me separe de el para volverme a sentar al filo de su cama, sonriendo –sé que no te voy a convencer ahora, pero no dejare de insistir, y si te tienes que enojar conmigo lo harás, pero no te dejare ir Damon no lo hare—comente mostrando una actitud muy decidida en mi persona, y él sabía que yo lo haría sin miedo a nada, le dedique una dulce sonrisa, y me acerque a besar su frente delicadamente –te amo Damon nunca te olvides de eso, y nunca me harás dañó y mucho menos me vas a cambiar—

Me quede allí acariciando su rostro suavemente sin soltar de su mano, sonriendo –te amo, Damon y siempre lo hare—sonreí y me levante regresando a verle –por ahora creo que ya te he molestado bastante, pero ten en cuenta que cada día luchare por ti hasta que te des cuenta—bese su mejilla y empecé a caminar en dirección del salón, debía dejarlo que pensara las cosas tampoco quería agobiarlo, baje las escaleras del salón y estaba totalmente extraña no sabía de donde saque todo el valor para decirle eso, tome una copa de whisky me senté frente a la chimenea.



Elena D. Gilbert


My Life:

MI ADORADO HERMANITO

MI ADORADO STEFAN

EL AMOR DE MI VIDA...AUNQUE AVECES ES MUY TONTO

MY BEST FRIENDS
avatar
Elena D. Gilbert
Vampiro Protegido

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 15/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Damon F. Salvatore el Miér Ene 01, 2014 8:08 pm

Damon oyó cada una de sus palabras sin replicar siquiera. El ojiazul estaba seguro de que aquel no era el momento para discutir, no realmente… o, quizá, simplemente se había quedado sin palabras duras para contestar, sin una respuesta irónica tras la cual refugiarse. Damon no sabía cómo luchar contra las palabras que surgían de la boca de Elena porque en el fondo sabía que todo aquello era verdad.

Ella te ama, realmente te ama, maldito idiota… a pesar de que eres un monstruo, ella te ama. Aunque por fuera seguía mostrándose casi insensible, aquellas palabras seguían siendo repetidas por su subconsciente, como si intentase convencer a Damon de que lo que le decía era verdad; hacerle ver que todo aquello era real y no un sueño. Pero, ¿cómo hacer para creer? El ojiazul la había oído tantas veces decir que amaba a Stefan, que siempre sería Stefan, que a pesar de todo, ella amaría a Stefan. ¡Maldito Stefan! Hacía que todo se confundiese… A Damon no le era fácil comprender que todo había cambiado, que Elena le había escogido aún por encima de su hermano.

Damon soltó una leve risa cuando le escuchó decir que pelearía por él aunque tuviera que hacerle enojar. Por supuesto, ella era una de las pocas personas que eran tan tercas como el mismo Damon. Sonrió divertido y sintió el beso de ella en su frente, más sus palabras, aun así no dijo nada. Seguía manteniendo la mano de ella entre las propias, sintiendo su calidez… se sentía tan bien así que cuando ella se apartó, se sintió terriblemente solo. Pero no le detuvo. Sólo asintió. Y la dejó ir…

¿Realmente lo hizo? Al oír los pasos de Elena por el pasillo, se dejó caer de espaldas en la cama, cubriendo sus ojos cerrados con el antebrazo izquierdo. Soltó un suspiro mientras cientos de pensamientos se le venían de golpe a la cabeza. Pero sobre todos, sólo uno prevaleció: Yo soy el egoísta, ¿verdad? Siempre tomo lo que quiero… no la puedo dejar ir.

Sin dejar que ningún otro pensamiento se interpusiera en esos momentos y sin siquiera preocuparse de abotonar los botones de su camisa, salió de su habitación y bajó las escaleras casi corriendo, en dirección a la sala, donde suponía que estaba Elena. Allí la vio, sentada frente a la chimenea encendida… esa chimenea guardaba tantos recuerdos… Sin pensárselo dos veces, se acercó a ella a velocidad vampírica y se sentó a su lado, tomándole el rostro con las manos. Entonces, le besó lentamente. Un beso largo, apasionado, pero lento, como los que siempre solía darle. Sus manos suavemente bajaron de sus mejillas, haciendo que sus brazos rodearan su cintura, sin siquiera preocuparse por la copa que ella aún mantenía en su mano.

Disfrutó de los labios lo más que pudo, hasta que tuvo que detenerse para respirar un poco, se mantuvo cerca aún — Lo dije hace un tiempo y lo repito… creí que odiabas el whisky — rió muy levemente. Manteniendo el sólido circulo de sus brazos alrededor de ella. Mantuvo su vista fija en la de la muchacha — ¿Sabes? Aunque lo prometí, creo que me obligas a ser egoísta contigo… sé que dije que te dejaba ir, y lo hice…— dijo, pero esta vez con seriedad, aunque sus ojos aún tenían un brillo divertido — pero no puedo estar lejos de ti, aun sabiendo que está bien que lo haga — se inclinó para besarle, pero se detuvo a unos milímetros de los labios de Elena, sintiendo como su cálido aliento se mezclaba con el propio —. Lo que sea que quieras… incluso si quieres estar conmigo… lo que sea, lo haré, mi vida — dijo solemnemente —. Lo juro — y, sin esperar más, unió sus labios a los de ella, besándola una vez más.


"Because I was... the 21051"

We are very different, but at the end of the day... you are my brother:
We always survive:

avatar
Damon F. Salvatore
Vampiro Protegido

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 13/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "... I can't... I really can't do this..." » Elena D. Gilbert

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.